Actividad y descanso

Antes de enfrentarnos a cualquier proceso de modificación de comportamientos en nuestros perros( ya sea con un profesional o de manera particular viendo vídeos en youtube) deberíamos asegurarnos que las necesidades vitales del perro en cuestión como especie están cubiertas. Podría parecer de locos, pero en tantos y tantos casos, la clave del éxito en la resolución del problema está aquí, ¿Crees cumplir con las necesidades especie-específicas de tu perro?

Dentro de esas necesidades vitales deberíamos encontrar en primer lugar, todas aquellas relacionadas con la alimentación, agua potable, lugar limpio con la temperatura adecuada, cuidado veterinario, etc…esto es lo primero, evidentemente todos aquellos que decidimos convivir con un perro, tenemos claro que debemos y es nuestra obligación proporcionar a nuestros perros ese cobijo en el hogar, comida adecuada, agua a demanda , vacunas y revisiones veterinarias…esto está claro, pero dentro de las necesidades vitales, también se encuentran la “actividad suficiente” y el “descanso” …y aquí comienzan muchos de los problemas. Actividad suficiente y descanso.

Cuando se habla de actividad suficiente para nuestro perro no se trata de actividad desenfrenada; No es necesario hacer cosas durante todo el día con nuestro perro, no es necesario sacarle 3 horas a pasear jugando a la pelota de manera intermitente, más otras dos en el pipican para que se relacione con perros, más otra hora entrenando (lo que sea) más otra hora de juegos de olfato o resolución de problemas(juguetes interactivos) . No, no sólo no es necesario, sino que es totalmente contraproducente. Hemos visto, oído o leído que tenemos que cansar al perro para que en casa esté tranquilo..pero en realidad, lo que estamos haciendo es sobreestimular al perro, con los efectos negativos que conlleva, véase dificultad para descansar, ansiedad, necesidad de más actividades…Son muchos los casos de reactivad que se presentan en perros sobreestimulados, sobretodo en zonas o momentos en los que tienen menos estimulación, ya que al haber sido “enseñados” a realizar tareas de manera constante, ante la falta de esos estímulos, se los buscan (perseguir bicis o corredores, correr detrás de niños, ladrar incansablemente a otros perros o personas, etc…) Así que no, tener a tu perro sobreestimulado no es una buena opción.

Cuando se habla de actividad suficiente no es para nosotros, es para nuestro perro. Lo siento, si no puedes sacarlo a pasear, soltarlo en zonas seguras para investigar, o cruzarse y jugar con otro perro, lo ideal es que no tengas perro. Sentimos decirlo así, pero es extremadamente cruel “querer” y “cuidar” a un perro al que no podemos darle un mínimo de calidad de vida. Y todavía es más cruel el hecho de, además de no poder proporcionar esas salidas necesarias, le regañes cuando hace “algo” mal en casa (rompe cosas, corre por el pasillo, ladra, …) Son perros que como suelo decir, viven en una cárcel de oro “no salen apenas , pero se les “quiere” mucho y recibe muchos abrazos”…pobre perro, menuda mierda de vida le proporciona la persona que le “quiere”.

¿Tan difícil es estar en el punto medio? ¿Con alternativas de ocio diferentes y SUFICIENTES?

Y hablamos también del descanso. El descanso no se entrena, no se entrena..¡¡que nooo¡¡ Que seguro que has leído que a tu perro hay que enseñarle a descansar, que como es un perro que tiene mucha energía le cuesta descansar…En estos casos, deberíamos plantearnos una pregunta sobre la actividad suficiente de la que hablábamos en el punto anterior ¿Tiene mi perro actividad suficiente? Sí, le tengo 7 horas entretenido con actividades diversas….en este caso a tu perro le cuesta descansar ante el exceso de estímulos y una expectativa alta que tras una actividad llega otra (como los niños el día antes de los reyes magos). ¿Tiene mi perro actividad suficiente? Apenas le saco a la calle, pero en casa vive muy bien; En este caso el perro no es que no descanse, es que o se pasa la vida en ello o se pasa la vida persiguiendo a las personas de la casa para ver si tiene algún quehacer con el que al menos entretenerse mínimamente en su triste vida.

Evidentemente la edad, el tipo de perro, la raza, enfermedades…son o pueden ser factores que debemos tener en cuenta para satisfacer esas necesidades de actividad y descanso en nuestros perros. Pero no te fíes de los estereotipos y piensa que tu perro es único y aunque no sea lo normal, puedes encontrar un border collie increíblemente tranquilo y un bulldog inglés incansable, pero eso sólo nos dirá el conocimiento del perro con el que decidimos compartir nuestra vida.