Más confianza, más seguridad

Un factor muy importante en la relación con nuestros perros que afecta a la seguridad y confianza en el binomio perro-guía es la predictibilidad. 

¿Cómo de predecibles somos ante una situación que se puede repetir en días/entornos diferentes? 

Un ejemplo muy claro, es el nombre de nuestro perro, ¿Cómo le hemos relacionado ese nombre? ¿Mediante premios, recompensas y juegos(r+)? o ¿Lo hemos usado también para echarle una bronca o darle un tirón de correa(c+)? 

¿Cómo creéis que es de predecible el “nombre” de vuestro perro?

“¡¡Toby¡¡ven!!” 

Y Toby no viene o Toby viene a paso de tortuga con la cabeza bajada…..Toby no sabe lo que va a pasar por lo tanto esa incertidumbre se refleja en el comportamiento de Toby. Sin darnos cuenta hemos envenenado el nombre de nuestro perro, asociándolo de manera intermitente a consecuentes agradables o desagradables, con lo que ese nivel de incertidumbre estará siempre presente.

Pongamos un ejemplo en personas, muy claro también, en nuestros trabajos, cuando nuestro jefe nos llama por teléfono interno y nos dice “¡Ven a mi despacho en cinco minutos!” ..parece que el tiempo se para ¿verdad? En realidad, no nos ha dicho nada, ni bueno ni malo, ni agradable ni desagradable, pero la incertidumbre se apodera de nosotros y hace que el tiempo no corra, no sabemos si nos va a felicitar por nuestro último trabajo o por el contrario nos va a reprender por un trabajo mal realizado o no realizado a su gusto.

En definitiva, esa incertidumbre genera desconfianza y la desconfianza afecta negativamente a cualquier relación, ya sea humana-humana, humana-perro, es muy difícil confiar en quien no aporta predictibilidad y confianza. El aumento constante de incertidumbre también genera estrés, ¿Te imaginas tener la sensación de no saber que va a pasar en los próximos dos minutos? Muchos de nuestros perros viven así, sin saber cual es el consecuente por un comportamiento que repiten a diario, donde unas veces reciben algo agradable, otras nada y otras algo desagradable.

Ser predecible aporta seguridad en la interacción del perro con nosotros y/o con el medio, ya que de una manera u otra se ha generado una asociación entre un estímulo, un comportamiento y un consecuente, ya sea positivo o negativo. 

Esto es especialmente importante en perros miedosos, temerosos o con poca capacidad de exploración, donde la incertidumbre de no saber que va a pasar hace que en muchos casos se bloqueen o huyan en dirección contraria, incluso a veces agredan.

Sé predecible, verás como la confianza y la seguridad de tu perro contigo escalará notablemente.